Can Brutal

Tanto en el campo visual como en el olfativo, los signos del artificio se atenúan construyendo universos simbólicos que apelan a exaltar nuestras emociones y configuran realidades efímeras y espontáneas que pueden ser sutiles o abrumadoras, pero nunca indiferentes.

Esta instalación toma su nombre de la planta Cynoglossum officinale o Lengua de perro, una especie de la familia de las boragináceas (nomeolvides), la cual, en el contexto esotérico, se utiliza para elaborar una fragancia que promete el dominio y la rendición de la persona deseada.

A manera de tótem o escultura ritual esta pieza indaga en la construcción del deseo, la seducción y el olfato y sus diversas estrategias socioculturales. El secreto de la seducción reside en atenuar los signos del artificio, nunca en una economía natural del sentido, de belleza o de deseo. La seducción siempre oscila entre dos polos: el de la estrategia y la animalidad. Del cálculo más sutil a la sugestión física más brutal.

Ficha Técnica 

Can Brutal

Juanjosé Rivas
Instalación olfativa | Escultura inflable, máquina de humo y esencia de Lengua de perro | Dimensiones variables | 2019

Producción: Pablo Kobayashi

Modelado: Luis Trastos

Activación: La sociedad de carne y hueso

Video